1 Deciembre 2019 – Primer Domingo de Adviento

Hoy, comenzamos el primer domingo de Adviento, un tiempo en el que nos preparamos para la venida de Cristo en Navidad, quien, como nos dice Isaías, “El monte de la casa del Señor será elevado en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas y hacia él confluirán todas las naciones.”

 

En Adviento, como dice San Cirilo de Jerusalén, “No predicamos solo una venida de Cristo, sino también una segunda, que es mucho más gloriosa que la primera.  La primera venida (en Navidad) estuvo marcada por la paciencia;  el segundo traerá la corona de un reino divino.”  Jesús nos recuerda sobre esta segunda venida en el evangelio.

 

¿Cómo debemos prepararnos en este Adviento para ambas venidas del Señor, es decir en Navidad y al final de nuestras vidas?  San Pablo nos dice en la Segunda Lectura: “desechemos las obras de las tinieblas y revistámonos  con la armadura de la luz”. Hoy, estamos rodeados de tanta oscuridad, debido a nuestras acciones pecaminosas tanto como individuos y como sociedad.

 

Hay mucho mal a nuestro alrededor.  Haga una pausa por un momento y piense en los frecuentes tiroteos masivos, los abortos que ocurren en nuestras clínicas (y casas) cada segundo, las divisiones familiares entre hermanos, el odio entre parejas que conducen a innumerables divorcios, terribles abusos infantiles por parte del clero, mentiras y engaños por parte de nuestros políticos, persecuciones contra las personas de fe y demás.

 

Como alguien acertadamente señaló, “la oscuridad en nuestra sociedad ha cambiado mucho el significado de las palabras de hoy”.  Piense, por ejemplo, la palabra “nueve once”, que fue un llamado de ayuda. Ahora nos recuerda el horrible ataque terrorista en Septiembre 11; 911.  La palabra “libertad de elección” , que debería ser el regalo de la libertad de nuestro Dios, ahora es una palabra clave para abortar. La palabra “huella digital” que se usa para la identidad, ahora nos recuerda el abuso infantil.

 

Queridos hermanos y hermanas, es la luz venidera de Cristo quiere disipar esta oscuridad que envuelve nuestras vidas y nuestra sociedad.  Como hijos de Dios, la oscuridad y el pecado no deberían tener nada que ver con nosotros, ya que somos creados a imagen y semejanza de Dios y porque también fuimos impresos con Cristo en nuestro bautismo.

 

¿Podemos permitir que la luz venidera de Cristo brille nuevamente en nuestros corazones y a través de nosotros en el mundo?  Como San Pablo nos insta, “procedamos dignamente, desechando todos los deseos de la carne que son contrarios al Espíritu de Dios.”

Leave a Reply

Your email address will not be published.