22 Marzo 2020 – Cuarto Domingo del Cuaresmo

Queridos hermanos y hermanas, saludos a cada uno de ustedes en este momento más extraño de nuestras vidas.  El caos y la confusión que se ha generado en nuestra vida espiritual y parroquial, en esta temporada espiritual más importante de la Cuaresma, solo se pueden imaginar.

El estallido de COVID-19 (Corona virus diecinueve) ha alterado temporalmente nuestra forma de vida de tal manera que no podemos reunirnos como hermanos y hermanas este domingo para celebrar la presencia del Señor en medio de nosotros en la Santa Misa.

En este momento, muchos de nosotros estamos atrapados por las emociones de frustración, tristeza y desconcierto.  Nosotros, como el salmista, estamos diciendo: “Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo.  ¿Cuándo vendré y contemplaré el rostro de Dios (en su Iglesia)? ”

A pesar de la tristeza que sentimos por nuestra situación, la primera lectura de hoy y el Evangelio nos recuerda que el mundo todavía le pertenece a Dios y que Él todavía está a cargo.

En la primera lectura, Samuel pensó que la elección que Dios hizo al elegir un rey de los hijos de Jesé se basaría en la apariencia humana.  Por eso, cuando vio a Eliab, dijo: “este es, sin duda, el que voy a ungir como rey”.  Dios le recordó que él no juzga como juzga el hombre y eligió a David.

Queridos, es a la luz de arriba que Dios nos está llamando a mirar durante nuestra situación actual.  Hoy, el Señor nos ofrece una nueva oportunidad para ver a través del presente “invierno del coronavirus”, más allá de nuestros pequeños inconvenientes, en la imagen más amplia de nuestra unidad como hermanos y hermanas en Él.

Quizás, un mensaje que ya podemos extraer, en nuestra incapacidad para celebrar la Eucaristía hoy, es ser solidarios con nuestros hermanos y hermanas que durante la mayor parte de sus vidas no han podido celebrar la Eucaristía debido a circunstancias de guerra o terrorismo.  También es un momento para recordar a nuestros hermanos y hermanas que viven en áreas misioneras que rara vez tienen las oportunidades que tenemos nosotros para celebrar la eucaristía todos los domingos.

Finalmente, en este momento, de manera misteriosa, el Señor nos ofrece el verdadero significado de la Cuaresma; es un tiempo de falta humana, es un tiempo de absoluta confianza en Dios.  El desierto, que es el lugar donde Nuestro Señor vivió la primera Cuaresma, es un lugar de carencia.  Nuestras circunstancias actuales son desiertos físicos y espirituales para todos y cada uno de nosotros.

Nuestro Señor nos está llamando hoy para depositar toda nuestra confianza en él.  Sanó al ciego en el evangelio hoy.  También nos curará de nuestras enfermedades, incluido este nuevo virus que está devastando a toda nuestra humanidad.

Que el Señor nos ayude en este momento de necesidad.

¡Dios los bendiga!

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.