23 Febrero 2020 – Septimo Domingo del Tiempo Ordinario

En la Primera Lectura, Dios, a través de Moisés, dice: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.  Y en el Evangelio, Jesús dice: “Amen a sus enemigos y ruega por los que te persiguen”.  Queridas hermanas y hermanos, las lecturas de hoy nos desafían a examinar nuestras vidas con el criterio del amor.  Como católicos, el amor es nuestro pasaporte y cualquiera que no lo posea no es cristiano.  Como nos recuerda San Pablo, “Somos el Templo de Dios” y no podemos serlo de verdad si nuestros corazones no están llenos del amor de Dios.

¿Pero qué es el amor?  Es importante entender que cuando Jesús habla sobre el amor, no solo se refiere a las emociones que surgen en nuestros corazones hacia nuestros amigos.  Recuerde, no siempre tenemos emociones maravillosas hacia nuestros enemigos, sin embargo, se nos ordena amarlos.

El amor, por lo tanto, lejos de ser una emoción instintiva, es una decisión consciente de la voluntad de acercarse a otras personas, independientemente de quiénes sean.  En la declaración de Moisés, este amor debe comenzar desde nosotros mismos.  No dice, “Deberías negarte a ti mismo y existir solo para el otro” o que “debes estar menos preocupado por ti mismo y más por el otro.”  No. Lo que dice, es ” Ama como te amas a ti mismo”.  Ni mas ni menos.

 

Es importante recordar que si no estamos en paz con nosotros mismos, realmente no podemos amar a nadie más.  Si no podemos aceptarnos a nosotros mismos, también rechazaremos a los demás y si estás frustrado contigo mismo, estarás frustrado con los demás.  Lo primero es ser feliz contigo mismo y luego podrás amar a los demás.

El amor significa orar por el otro, arriesgarse por el bien del otro, estar presente para el otro, pensar bien y ser sincero con el otro, incluso cuando te lastime.  El amor, como dice alguien, es “como una cadena de oro que une los corazones del amante y del amado”.  Muchos santos han mostrado ejemplos prácticos de amor como Maximillian Kolbe, quien entregó su vida por el bien de otro prisionero. (en el campo de concentración.)

La familia de Corrie ten Boom fue torturada y asesinada por los nazis, porque estaban salvando judíos en la Alemania de la época de Hitler, según se relata en su libro, “The Hiding Place”(Lugar para esconder). Es a este tipo de amor que Cristo hoy nos llama a cada uno de nosotros.  Corrie ten Boom también nos dice que , “No es en nuestro amor que depende la curación del mundo, sino en el de Cristo”. Cuando Cristo nos dice que amemos a nuestros enemigos, él da junto con ese mandamiento, el regalo del amor mismo”. Hermanos y hermanas ¡Recibamos de Cristo, el regalo de saber amar!

Leave a Reply

Your email address will not be published.