26 Abril 2020 – Tercer Domingo de Pascua

Queridas hermanas y hermanos, hoy es el tercer domingo de Pascua.  Mientras continuamos compartiendo la alegría de nuestro Cristo resucitado, Pedro, en la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles, nos recuerda que todos, como sus oyentes, somos testigos de la resurrección de Cristo.  En su Carta en la segunda lectura, el mismo Pedro nos desafía a comportarnos con reverencia durante este tiempo de nuestra vida terrenal, ya que cada uno de nosotros ha sido rescatado con la preciosa sangre de Cristo.

El escrito de Elain Parks sobre esta reverencia que Pedro nos exhorta a mostrar, señaló: “no es simplemente una piedad artificial o adherencia al ritual, sino una sensación perdurable de asombro por la majestad y soberanía de Dios”.  Por lo tanto, más que un simple ritual externo, es el homenaje que le rendimos a Dios en nuestros corazones.  Debemos aceptarlo interiormente como nuestro todo.  Estamos llamados a una obediencia amorosa y fidelidad a Él en medio de nuestras pruebas humanas, como la pandemia actual por la que estamos pasando.

El evangelio nos mostró el poder transformador de Cristo resucitado en sus dos discípulos camino a Emaús.  Ellos, que no podían soportar ver a su compañero desconocido seguir adelante por miedo, no podían contenerse cuando descubrieron quién era él al partir el pan.  Su contacto con Él disipó su temor anterior de que tuvieran que regresar a Jerusalén en medio de la noche.  Queridos, la pregunta para cada uno de nosotros hoy es, ¿qué ha hecho nuestro contacto con Cristo resucitado en nuestras vidas?

¿La presencia de Cristo resucitado en medio de nosotros aún está oculta a pesar de todos sus esfuerzos por revelarse a nosotros?  ¿Lo vemos en los eventos que tienen lugar en nuestras vidas?  ¿Las crisis de salud actuales por las que estamos pasando nos revelan su poder?  ¿Estamos viendo la presencia de Cristo resucitado en los diversos sacrificios que realizan nuestros trabajadores de salud en la primera línea, nuestros repartidores de comestibles, trabajadores postales, nuestros oficiales de policía que llevan la peor parte de la enfermedad actual, los camioneros que entregan nuestros elementos esenciales, otros voluntarios  y las personas que se sacrifican por nuestro bien en esta pandemia actual?

Finalmente, en nuestras vidas individuales, ¿la presencia de Cristo resucitado ha disipado esos temores que acechan en nuestros corazones mientras los inflaman con el amor y la seguridad de Dios?  ¿Estamos ahora listos para dar un salto de fe en la noche oscura de nuestro mundo herido como los dos discípulos que se encontraron con Cristo hoy?  Cristo resucitado ha conquistado la muerte y todo lo relacionado con ella.  Ahora Él quiere reinar en sus corazones.  ¿Podemos darle una oportunidad?

Leave a Reply

Your email address will not be published.