29 Marzo 2020 – Quinto Domingo del Cuaresma

Queridos hermanos y hermanas, hoy es el quinto domingo de Cuaresma. Mientras continuamos acurrucándonos en nuestras casas sin tener idea de lo que vendrá después, Dios nos trae esperanza. En la primera lectura, a través del profeta Ezequiel, Dios nos dice: “Pueblo mío, yo mismo abriré sus sepulcros y les haré salir de ellos “. Este mensaje de esperanza que se les dio a los israelitas mientras estaban en el exilio se nos dirige hoy. Como señala Richard Murphy, “esta visión avivó la llama de la esperanza entre los exiliados … y la visión también nos habla a nosotros. Nuestro mundo de hoy está lleno de esperanzas destrozadas, desilusión y decepciones ”como resultado del coronavirus.

Es cierto que tenemos intensos sentimientos de exilio debido a nuestro hambre eucarística dominical que no se está cumpliendo debido a este “invierno de coronavirus”. Pero, aunque es el peor período, también contiene dentro de él, el mejor. Uno puede expresar su paradoja con las palabras iniciales del cuento de ‘Dos Ciudades’ de Charles Dickens:

Fue el mejor de los tiempos, fue el peor de los tiempos …
fue la época de la creencia, fue la época de la incredulidad,
Era la temporada de la Luz, era la temporada de la Oscuridad,
Era la primavera de la esperanza, era el invierno de la desesperación.

Todo depende de cómo uno perciba este momento y lo que Dios le está diciendo a través de él. En el evangelio, a pesar de que Lázaro estuvo en la tumba durante 4 días, Jesús todavía resucitó a su amigo de la muerte como un recordatorio de que nada es imposible para Dios. Mientras que la muerte y el entierro de Lázaro fueron los peores momentos para sus hermanas, la visita de Jesús y el milagro acompañante de levantar a Lázaro fueron sus mejores momentos.

Mientras que el debate sobre el mejor curso de acción que se tomará durante esta pandemia que está devastando nuestro mundo continúa, una cosa que está clara es que no hay una manera fácil de salir de la situación. Como San Leo nos advierte, “no nos quedaremos sin hacer nada cuando la vida de nuestro prójimo esté en peligro”. Tal vez, uno solo puede esperar ver el cierre actual en esa luz. Hoy, como cristianos, estamos llamados a ofrecer nuestros inconveniencias por el bien de nuestros hermanos y hermanas y por la extirpación de este virus de todo nuestro mundo.

Aunque nuestra reunión eucarística dominical no es factible, nuestra comunión con el Señor eucarístico se extiende a nuestro cuidado por nuestros amados hermanos y hermanas en todo el mundo. Es importante recordarnos que Jesús no solo bajó para morar en el pan de la Eucaristía por su bien, sino para morar en nuestros corazones. Actualmente, nuestro acceso al Señor de la Eucaristía es a través de los miembros de nuestra familia, nuestros vecinos y nuestros hermanos y hermanas. Como nos recuerda San Leo, “Ningún acto de devoción por parte de los fieles le da a Dios más placer que el que se prodiga a los pobres”.

Al hacer la pregunta hoy, ‘¿Quiénes son los pobres? Es su vecino quien, aunque con salud, está actualmente paralizado por el miedo al virus; es tu vecino quien lo ha contratado; es su vecino quien ha sido despedido por su empleador; Es su vecino el que no está contento de cómo el gobierno y la Iglesia han cerrado temporalmente su vida.

Es a todas estas personas a quienes debemos llevar el amor de Cristo. Cuando lo hacemos, es Cristo en nosotros ayudando al Cristo en nuestro prójimo. El sacerdote italiano, Giuseppe Berardelli, de la diócesis de Bérgamo, en el norte de Italia, que entregó su máquina de ventilación a un paciente más joven mientras sucumbía al golpe mortal de este virus, nos mostró la forma práctica de llevar a Cristo a los pobres. Tal vez no hayamos sido llamados a su nivel de heroísmo, pero la difícil situación actual creada por el virus nos está llamando a renunciar a “nuestros pequeños ventiladores” de nuestras vidas. ¡Cada uno de nosotros sabe la mejor manera de hacerlo!

Leave a Reply

Your email address will not be published.