5 Abril 2020 – Domingo de Ramos

Hoy celebramos el Domingo de Ramos / Pasión que comienza la Semana Santa.  En el evangelio que nos presenta a la celebración, “Jesús montó en un burro y en un potro, el potro de una bestia de carga”.  Al elegir entrar a la ciudad de Jerusalén en un burro hoy, Jesús contrasta su humildad con los ocupantes romanos que montaban a caballo como símbolos de su poder opresivo e imperial.  Aunque Jesús era Dios, San Pablo en la segunda lectura nos dice que eligió el camino de la humildad para morir en la cruz.

 

Queridas hermanas y hermanos, frente a este Covid-19 que asola nuestro mundo hoy, también estamos siendo llamados a la humildad ante esta tragedia inexplicada que inflige mucho dolor en nuestra comunidad.  Hoy en día, muchas personas han asumido que saben la “razón por la cual” de la enfermedad, afirmando en su pronóstico distorsionado que Covid-19 es un castigo divino sobre el mundo por nuestros pecados.  Sin negar nuestra pecaminosidad, es importante señalar que con respecto a Covid-19 ninguno de nosotros sabe y nunca sabrá por qué.  Solo podemos ser humildes y aceptar nuestra limitación humana en medio de este aparente desastre humano.

 

Al reflexionar sobre nuestra situación actual, una frase que viene a la mente es el poema de W.B. Yeat: “La segunda venida”, que dice: “Las cosas se desmoronan;  el centro no puede sostenerse;  la mera anarquía se desata sobre el mundo “.  Mientras que esta frase describe perfectamente nuestra prueba actual, es importante recordarnos que también fue a este tipo de mundo en el que Jesús entró.  Durante el tiempo de Jesús, la vida de cada judío mediocre no valía nada antes de sus brutales opresores romanos que devastaron sus comunidades como el coronavirus que nos está oprimiendo y destruyendo ahora.  Fue en un mundo así que Jesús entró triunfante hoy.  Entró en Jerusalén para sufrir y morir por sus hermanos y hermanas de la misma manera que quiere morir por amor a ti y a mí.

 

Quizás, la pregunta que cada uno de nosotros debemos hacernos hoy es;  ¿Qué lección podemos aprender de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén?  La verdad más importante es que Jesús sigue siendo el rey del mundo y ninguna cantidad de sufrimiento puede negar eso.  Nos protegerá de nuestra prueba actual y siempre estará allí para guiarnos a través de la vida.  En la concepción del tiempo, es importante recordar que hay dos sentidos en los que se puede concebir el tiempo: el sentido del “ahora” y el del “futuro”.

 

Mientras que en el presente, el coronavirus, con su efecto devastador, muestra sus colmillos, no podemos sacrificar toda nuestra vida en el altar de este miedo presente.  Es pertinente recordarnos a nosotros mismos que los temores a los que sucumbimos hoy nos negarán las glorias del mañana.  Aunque no podemos eliminar por completo la inquietud que ha envuelto nuestra psique actual, es importante mantener la imagen global de toda nuestra vida que está en manos de Dios.

 

Hoy, Jesús, con su sufrimiento y muerte, transformó todos nuestros sufrimientos humanos.  Y mientras nos enfrentamos a nuestro confinamiento actual y a una Semana Santa que no tiene una celebración comunitaria de Pascua que esperar, dejemos que el sufrimiento de Jesús sea nuestra esperanza.  Mientras leemos la historia de su dolor en la cruz hoy, enfrentémonos cara a cara con nuestros dolores sabiendo que él experimentó dolor y sufrimiento antes que nosotros y seguramente nos mostrará cómo superarlo, si nos abrimos a él.

 

Al recordar el sufrimiento de Cristo por nosotros en la cruz hoy, ¿podemos sintonizar nuestra atención con otras personas que incluso pueden estar sufriendo ahora más que nosotros?  Piense en los que están en la primera línea del coronavirus, los que ya están infectados y nuestros profesionales médicos y otros que los ayudan.  Si no podemos hacer nada más para ayudar, ¿podemos orar por ellos mientras los invito a cada uno de ustedes a extender su corazón como los judíos que extendían su capa, para que Jesús pueda pasar por ella?  Jesús quiere que seas el “nuevo burro” que lo llevará a nuestro mundo actual que ha sido invadido por este “soldado de la corona de la muerte”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.