5 Julio 2020 – Decimocuarto Domingo del Tiempo Ordinario

En el evangelio, Jesús nos recordó que solo podemos conocer a Dios el padre a través de él.  Para conocer a Dios necesitamos seguir el ejemplo de vida de Jesús.  En la primera lectura del profeta Zacarías, vimos lo que generalmente es una referencia al Mesías venidero cuando el profeta dijo: “Mira, que tu Rey viene hacia ti;  … montando sobre un asno, sobre la cría de una asna “.  Esta profecía se cumplió en la vida de Jesús mientras estaba en la tierra, cuando obedeció a su padre, que significaba su humildad.

Queridos hermanos y hermanas, ahora estamos celebrando la independencia de Estados Unidos.  Es un momento para reflexionar juntos sobre el amor de Dios hacia nosotros y sobre cómo le hemos respondido.  Para muchos de nosotros será obvio que vivir en esta nación ha sido una bendición extraordinaria.  Cuando pensamos en todas las bendiciones que el Señor nos ha otorgado aquí en los Estados Unidos, no podemos sino estar siempre agradecidos con él.

Estar agradecido con Dios significa que debemos seguir humildemente su camino como Jesús nos enseñó.  Tal vez, en palabras de Ronald Reagan en la Convención Republicana de 1988 (mil nueve cientos ochenta y nueve)  en Nueva Orleans, “nos preguntaré una vez más; cuando nuestros hijos pasan las páginas de nuestras vidas, les transmitimos una nación tan perfecta como pudimos,  donde hay decencia, tolerancia, generosidad, honestidad, coraje, sentido común, equidad, piedad y cosas similares “?

Nunca nos será posible transmitir ninguna de estas virtudes a menos que tengamos en cuenta la advertencia de Pablo en la segunda lectura: “no están animados por  la carne si no por el Espíritu, dado que el Espíritu de Dios habita en ustedes.  Si vives según la carne, morirás, pero si por el Espíritu matas las obras del cuerpo, vivirás ”.  Es solo una vida dirigida bajo la guía del Espíritu en lugar de la carne que vivirá estas virtudes de la decencia, la tolerancia, la generosidad, la honestidad, el coraje, el sentido común, la equidad y la piedad.  Cristo, en su humildad, nos ha dado un ejemplo.  Vamos a imitarlo para que podamos vivir plenamente en la gracia del Espíritu de Dios.

Leave a Reply

Your email address will not be published.