9 Febrero 2020 – Quinto Domingo del Tiempo Ordinario

En la lectura del Evangelio de hoy, Jesús dice: “Ustedes son la sal de la tierra” y “la luz del mundo”.  Nos exhorta a asegurarnos de que nuestra luz siempre brille ante los demás.  En la Primera Lectura, Isaías nos mostró las formas prácticas de ser la luz y la sal de la tierra al compartir nuestro pan con los hambrientos, refugiando a los pobres sin techo y vistiendo a los desnudos, etc.  La sal agrega sabor a todo lo que cocinamos y, de la misma manera, debemos agregar sabor a nuestro mundo, atrayendo a las personas a Cristo a través de nuestras buenas obras de compasión y caridad.

 

La sal conserva, purifica y limpia, y al igual que nosotros, debemos purificar nuestra sociedad a través de nuestra fidelidad a Dios.  Aunque la sal no da aromas como otros condimentos e ingredientes, sin ella, la comida no tiene sabor.  Como la sal, debemos ser trabajadores silenciosos en el mundo de Dios.  Deje que nuestras buenas obras hablen por nosotros.  La importancia de la sal proviene del hecho de que incluso la palabra “salario” se deriva de ella, en referencia a los pagos realizados a los soldados romanos en el pasado.  Su universalidad nos desafía a ser de mente abierta para llevar el amor de Cristo a todos.

 

Recuerde, la forma más fácil de que la sal pierda su sabor es mezclarse con otras cosas, ya que mezclar nuestras vidas con cosas contrarias a Dios seguramente destruirá nuestra efectividad ante el mundo.  Ese es el problema que nosotros, el clero, estamos sufriendo hoy.  Ser fiel a Dios es la única forma en que podemos mostrar la luz.  La luz aporta seguridad y calidez.  Como luces, debemos llevar la seguridad y calidez de Dios a nuestra familia, amigos y vecinos.

 

Para ser luz, nuestras vidas solo necesitan estar llenas de la presencia de Dios y las pequeñas cosas que hacemos continuarán brillando.  Piense, por ejemplo, el tipo de luz que traeremos, si por amor al otro, en medio de una conversación, cambiamos de tema si comienza a convertirse en chisme y evitamos decir “cuéntame más”.

 

Piensa en cómo una oración antes de una comida en medio de amigos puede traerles luz.  Un día, un miembro no católico de un grupo turístico dijo: “cada uno de nosotros ha hablado sobre la iglesia a la que asistimos.  Pero solo ustedes los católicos han dado gracias a Dios en cada comida”. ¡Así es como mostramos la luz siendo instrumento de la presencia de Dios!

 

3 thoughts on “9 Febrero 2020 – Quinto Domingo del Tiempo Ordinario”

  1. I found your blog website on google and examine a couple of of your early posts. Proceed to keep up the excellent operate. I just further up your RSS feed to my MSN News Reader. Looking for ahead to reading more from you later on!…

Leave a Reply

Your email address will not be published.