17 Mayo 2020 – Sexto Domingo de Pascua

Hoy, les doy la bienvenida nuevamente a nuestro amado St. James después de estas semanas en el desierto. ( Los extrañé)

En la primera lectura, Felipe proclamó a los samaritanos el Cristo resucitado con milagros.  En la segunda lectura, Pedro nos pide que estemos listos para defender nuestra fe y que estemos listos para sufrir por hacer el bien, si esa es la voluntad de Dios para nosotros.

En el evangelio, Jesús les dice a sus discípulos: “Si me aman, cumplirán mis mandamientos”. Queridos hermanos y hermanas, la palabra de Jesús a sus apóstoles y a nosotros hoy toca el corazón de nuestra relación con él.  La base de nuestra relación con él es el amor y nada más y solo puede ser sostenido por él.

Nuestra adhesión al mandamiento de Dios solo puede fluir de nuestro amor por Jesús en lugar de solo miedo o legalismo.  Como nuestro Catecismo nos dice: “Una contrición perfecta de los pecados, por ejemplo, debe surgir de un amor por el cual Dios es amado sobre todas las cosas” en lugar de solo el miedo al castigo. Por lo tanto, siempre debemos esforzarnos por amar a Dios de tal manera que todo lo que hagamos surja de nuestro amor por Él.

Hoy, todos estamos reunidos aquí a pesar del miedo que se ha hecho carne en nuestra sociedad.  Estamos aquí por nuestro amor por Jesús.  Es este amor por el Cristo resucitado lo que también ayudó a Felipe, Pedro y Juan a evangelizar e imponer las manos sobre los samaritanos a pesar de la enemistad que había existido entre ellos.

Queridos, este amor por Dios nos reúne de nuevo hoy en la Iglesia.  Pero, ¿qué otra cosa es nuestro amor por Jesús y que nos pide que hagamos ahora?  Al igual que los samaritanos, nuestro mundo de hoy ha perdido la esperanza.  ¿Podemos dar un paso adelante y traer el amor de Dios al mundo tal como Felipe lo llevó a los samaritanos?  ¿Podemos demostrar al mundo este nuevo amor que viene de Cristo resucitado por nuestra fidelidad y obediencia al mandamiento de Dios?

Jesús nos ha prometido el Espíritu Santo. Permite darle la bienvenida en nuestros corazones para que a través de él (El Espíritu Santificador)podamos ser instrumentos de sanación y esperanza de Dios para nuestro mundo problemático hoy, ¡Amén!

Leave a Reply

Your email address will not be published.