10 Mayo 2020 – Quinto Domingo del Pascua

Queridas hermanas y hermanos, en el evangelio de hoy, Jesús dijo a sus discípulos: “Yo soy el camino, la verdad y la vida … no se inquieten”. Tomás de Aquino nos dice que cuando Jesús dice que él es el camino, pensamos en su “naturaleza humana”, donde nos mostró el ejemplo de cómo vivir nuestras vidas individuales. El ejemplo de la vida terrenal de Jesús es la dirección que cada uno de nosotros debemos seguir para llegar al padre. Como verdad y vida, Jesús es nuestro Dios. Él es nuestro fin al que cada uno de nosotros está llamado. Es el destino de nuestras vidas ya que debemos amarlo para poder estar con él al final.

 

En nuestras vidas, Jesús es la única forma en que llegamos a conocer la verdad y cualquiera que busque la vida está llamado a tomar el camino de Cristo, que es la verdad.  Tomás de Aquino nos advierte que, “Es mejor cojear por el camino correcto que caminar por el camino equivocado.  Para un hombre que cojea en el camino, incluso si solo progresa lentamente, llega al final del camino; pero el que está fuera del camino, cuanto más rápido corre, más lejos está de su objetivo “.  Para estar seguros, debemos aferrarnos a Cristo.

 

En la primera lectura, los apóstoles eligieron a siete hombres para ser diáconos inspirados por el Espíritu Santo.  En su acción, siguieron el camino de su Jesús, su maestro.  Es importante recordarnos que cualquiera que permanezca con Cristo no se va por el camino equivocado.  Él guía a esa persona a través de la obra de su Espíritu Santo.

 

En la primera lectura de hoy, los apóstoles debían concentrarse en la oración y la predicación de la Palabra, mientras que los diáconos elegidos debían dedicarse al ministerio de servicio.  Hoy, cada uno de nosotros está siendo llamado a vivir como lo hicieron los apóstoles y los siete diáconos.  Debemos predicar la palabra con nuestros ejemplos de vida.  Debemos ser personas orantes intercediendo siempre por todos.  Debemos estar al servicio de nuestras hermanas y hermanos.  Hay muchas formas de servir a las personas hoy en día, incluida la solicitud del bienestar de nuestro vecino.  Es solo cuando estamos haciendo eso que estamos viviendo la vida de resurrección.

Leave a Reply

Your email address will not be published.